Atrás

¿Tienes una relación tóxica o saludable?

 

Existen algunas pistas claras de que una relación no es buena para ti, como si alguien se comporta contigo de manera ofensiva. Pero cuando se trata de determinar si tienes una relación tóxica, las cosas se ponen un poco más confusas. Hoy te presento algunas claves a tener en cuenta que te ayudarán a descubrir si estás en una relación saludable, y qué hacer si crees que no es así.

 

No acepta que digas “Lo siento”

En una relación saludable puedes pedir disculpas cuando llegas tarde, no puedes cumplir con algo que has prometido o te olvidas de sacar la basura. En una relación tóxica preferirías mudarte a Siberia en lugar de decir: «Lo siento». Si bien decir lo siento hace que algunas personas se sientan en una situación de vulnerabilidad, en una relación saludable puedes abrirte, admitir que has cometido un error y confíar en el hecho de que tu pareja aún te amará.

 

El resentimiento y la crítica hacen de pequeñas discusiones batallas campales.

En una relación saludable no es esencial estar de acuerdo en todo. En una relación tóxica una pequeña diferencia de opinión a menudo se convierte en una discusión intensa. Esta tendencia a que los pequeños problemas se descontrolen está enraizada en el hecho de que la amargura emocional es un sello distintivo de las relaciones tóxicas.

 

¿Tienes una relación tóxica o saludable?

 

Se centra en lo que no le gusta de tí

En una relación sana ambos se enfocan en los aspectos que más les encantan de la relación, y tienes la libertad de hablar de aquello que vale la pena revisar o cambiar, lo que es totalmente normal. En una relación tóxica tú y tu pareja se centran en expresar sus frustraciones y todo lo que el otro hace mal, sólo hablan de lo que los decepciona y a menudo comunican estos problemas de una manera crítica y culpabilizadora.

 

Te castiga con su silencio

En una relación sana aún cuando alguno de los dos está enfadado piensa en los sentimientos del otro y no desea causar ningún dolor innecesario al otro ignorándolo. En una relación tóxica ignoras completamente al otro después de una discusión. Ésta es una actitud típica de manipulación emocional.

 

 

No puedes confiar en su palabra

En una relación saludable cuando tu pareja te dice que harán algo, tú sabes que lo hará. En una relación tóxica nunca estás completamente seguro de si cumplirán su promesa. Esto tiene que ver con sentirse emocionalmente seguro. «Las relaciones sanas, tiene una base de confianza, estabilidad y seguridad», dice Jane Greer, Ph.D. En las relaciones tóxicas, generalmente tienes que lidiar con un nivel permanente de ansiedad porque nunca sabes si tu pareja cumplirá. Es aún peor cuando esperas que cambie, siempre promete hacerlo pero nunca lo hace realmente, terminarás sintiendo que no puedes confiar.

 

No pueden soportar estar separados.

En una relación saludable puedes salir con tus amigos, ir al cine o pasar tiempo a solas y tu pareja tiene sus propias actividades. En una relación tóxica ambos son la encarnación humana del velcro y no pueden soportar estar separados. En realidad, estar siempre juntos está probablemente basado en alguna forma de inseguridad. Las personas en relaciones saludables saben que cultivar sus propios pasatiempos, amistades e intereses en realidad mejorará su vínculo.

 

Tienes miedo de molestar a tu pareja

En una relación sana ambos sienten que pueden discutir sobre casi cualquier cosa. En una relación tóxica te encuentras escondiendo cosas aparentemente inofensivas de tu pareja. Cuando tu pareja reacciona de forma exagerada a las cosas que deberían ser inofensivas, empiezas instintivamente como a caminar sobre cáscaras de huevo a su alrededor y temes que se moleste por el más mínimo detalle.

 

¿Tienes una relación tóxica o saludable?

Entonces, ¿qué hacer si has revisado estas claves y tienes la corazonada de que tu relación no es la más saludable? Afortunadamente, identificarse con algunos de estos puntos no significa que debas separarte automáticamente. Si no sabes cómo cambiar esta situación, puedes acudir a terapia individual y hablar de estas cosas con un profesional.

Otras entradas que pueden interesarte

Tres pasos para salir de una relación tóxica

Te ha gustado esta entrada?  Si esta información te ha sido útil por favor compártela o deja un comentario, es la mejor manera de que pueda llegar a más personas y que otros puedan beneficiarse.

Puedes suscribirte al blog y recibir en tu correo electrónico las actualizaciones.

Artículo original: 7 Differences Between A Healthy Relationship And A Toxic One

 

psicologa en vigo, marcela gallego lopera

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También podrían interesarte

Comparte

Las imágenes contenidas en este sitio se usan bajo licencia Creative Commons www.bancodefotos.com, al igual que nuestros artículos que podrás compartir y citar.

© Anamaya | Psicología para la Acción | Vigo, España | 2017

“De acuerdo a la legislación vigente, el contenido de la presente página web no sustituirá la apropiada asistencia médica, legal, financiera o psicológica. Así pues aceptas que el contenido del mismo estará sujeto a tu propia interpretación y uso”.

Diseño web (-:emótica)logos identidad visual empaques brochures catalogos grafico portales tiendas electronicas intranets sitios paginas