Atrás

Los cambios son para valientes. 5 salvavidas que podrán ayudarte

¿Tienes a manos tus salvavidas en los momentos de cambio? El cambio es inevitable hace parte de tu movimiento y evolución natural. Vives pequeños y constantes cambios en la vida. Cambian tus gustos, aficiones y cambian algunas de tus circunstancias de vida. En ocasiones estos cambios son pequeños como no poder seguir haciendo una ruta por el camino que te gusta y en otras no tan pequeños, como tener que cambiar de ciudad, de trabajo o la muerte de un ser querido.

Hoy quiero hablarte de 5 salvavidas a los que recurrir en momentos de cambio bien sea éste elegido u obligado.

Esenciales sobre el cambio y la necesidad de un salvavidas

El cambio muchas veces se da por situaciones externas a ti y que de ninguna manera puedes controlar. Otros cambios son internos, puede cambiar tu manera de percibir una situación, tu manera de comportarte e incluso la forma como te ves a ti mismo.

Estos cambios detonan algunas creencias, juicios y pensamientos automáticos de los que no eres consciente y que pueden ayudarte o bloquearte a la hora de afrontar dichas situaciones. Esto se da porque esas evaluaciones provocan de manera automática estados de ánimo y el que sean expansivos o restrictivos dependen del tipo de juicios que hagas.

Es decir, si tus juicios son favorables hacia ti y ves posibilidades en la situación, se desencadenarán estados de ánimo expansivos como la confianza, la serenidad y la tranquilidad. Por el contrario si las evaluaciones son desfavorables desencadenan estados de ánimo restrictivos como la desconfianza, el agobio, la frustración o la inseguridad.

Transformar a voluntad dichos estados de ánimo es una habilidad esencial que necesitas desarrollar para poder avanzar en cualquier situación que se presente en tu vida si no sabes cómo hacerlo yo puedo ayudarte. Por ahora te entrego estos 5 salvavidas.

Los 5 salvavidas que necesitas tener a la mano

Autoconfianza

En primer lugar necesitas desarrollar autoconfianza. Ésta tiene que ver con la percepción que tienes de contar con los recursos, capacidades y experiencia para afrontar una situación. Y aunque la situación sea novedosa, el reconocer los aprendizajes y experiencias previas es vital. La autoconfianza se nutre de las experiencias en las que evalúas has podido salir de una dificultad, en reconocer tu manera de afrontar las situaciones difíciles. Si bien no siempre has tenido el resultado que esperabas, tu autoconfianza se aumenta si puedes reconocer los aprendizajes que esas experiencias te han dejado. Igualmente nutre tu autoconfianza reconocer cómo te has movido en distintos entornos y los resultados que has obtenido al hacerlo.

El hecho de que vivamos únicamente con un porcentaje tan bajo de nuestras potencialidades se debe a que no estamos dispuestos a aceptarnos a nosotros mismos. Fritz Perls

Ahora quiero mostrarte 4 estados de ánimo que son tus salvavidas y cuando logras cultivarlos, te ayudan a moverte con soltura y liviandad en los procesos de cambio. Esto es lo que veo con más frecuencia en las personas que acompaño. Cuando logran salir de sus estados de ánimo negativos o restrictivos y entran en estos, sus procesos de cambio se aceleran.

Confianza

La confianza es es estado de ánimo que te permite pedir ayuda. Confías en que otros han pasado por situaciones similares a las tuyas y han podido capitalizar ese aprendizaje. Confías en su experiencia, en la capacidad que tienen de acompañarte en tu propio proceso. Es sorprendente como te pierdes multitud de oportunidades por tu incapacidad de pedir ayuda. ¿Con qué frecuencia pides ayuda? ¿Qué piensas de las personas que piden ayuda?

Justo al escribir esta entrada recuerdo un sueño que tuve anoche: estaba en un sitio del que quería salir, estaba buscando la salida y a la primera que no la encontré, dije en voz alta: ¿alguien puede ayudarme? Jajja y de inmediato me indicaron en el sueño cómo salir. ¿Cuántas veces has soñado que estás perdido y te invade la angustia por no encontrar la salida y una y otra vez sigues buscándola sin pedir ayuda? en la vida cotidiana es igual. La confianza es un poderoso salvavidas.

Paciencia

Para afrontar situaciones de cambio, situaciones nuevas, necesitas declararte aprendiz. Para ser aprendiz necesitas compasión contigo mismo. Compasión es ir al compás. No tiene nada que ver con la pena o con sentir pena por alguien. Ir al compás es tener en cuenta los tiempos del otro, los tiempos del proceso y tus propios tiempos. Darte el tiempo necesario para adaptarte a aquello que te tengas que adaptar y para aprender lo que necesites aprender.

Determinación

La determinación es la que te empuja a tomar las acciones necesarias para obtener eso que ves que puedes obtener. La determinación como estado de ánimo te toma cuando ves oportunidades a tu alcance y tomas la decisión de ir a por ellas. Estas oportunidades solo pueden aprovecharse cuando pasas a la acción. Sin acción no hay cambio, no hay transformación.

Aceptación

Aceptación es diferente a resignación. Cuando estás en resignación (estado de ánimo restrictivo) dices, no tengo nada que hacer, es lo que me ha tocado, dejo de luchar. La diferencia entre la resignación y la aceptación me la enseñó hace años mi mentor Pepe Martínez y es la gratitud. En aceptación agradeces por los aprendizajes que te ha traído la situación que estás viviendo y logras asumir en medio de todo que es así como tiene que ser.

Necesitas darte cuenta que el pasado no cambia y básicamente lo que puedes hacer es aprender a integrarlo en tu presente y que el futuro es incierto, sin embargo puedes empezar a construirlo en las acciones y conversaciones que tienes hoy.

Psicología para la Acción

Hoy te invito a cultivar la aceptación.

  1. Elige una situación que no depende de ti cambiar y a la que aún te resistes
  2. Encuentra por lo menos 3 aprendizajes que te ha permitidos o a los que te ha obligado.
  3. Agradece en voz alta y frente al espejo una vez encuentras esos tres aprendizajes

No se trata de agradecer la situación, que seguro no es nada deseable si luchas contra ella. Se trata de agradecer aquello que te permitió descubrir, aquello que no sabías de ti o de tus capacidades antes de que esa situación apareciera.

Por ejemplo, una madre que se queda sola con sus hijos probablemente nunca se hubiese visto capaz de salir adelante. Sin embargo una vez no tuvo más opción, no sólo fue capaz sino que desarrolló diversas habilidades que de otro modo no hubiese podido.

Cuáles son esas habilidades y capacidades que de otro modo no hubieses podido desarrollar? Te leo en los comentarios.

Si esta entrada te ayuda, compártela, y de esta manera ayudas a otros y me ayudas a mi.

Puedes suscribirte al blog y recibir en tu correo electrónico las actualizaciones.

psicologa en vigo, marcela gallego lopera

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También podrían interesarte

No es no, de lo contrario será un fracaso

No es no, de lo contrario será un fracaso

¿Cuántas veces sientes que te atrapa la frustración y no puedes avanzar hacia un mayor bienestar? Hoy hablaremos de reconocer y establecer límites. Descubre uno de los caminos que te permiten salir de la frustración. ¿Te identificas con algunas de estas situaciones?...

leer más
Comparte

Las imágenes contenidas en este sitio se usan bajo licencia Creative Commons www.bancodefotos.com, al igual que nuestros artículos que podrás compartir y citar.

© Anamaya | Psicología para la Acción | Vigo, España | 2017

“De acuerdo a la legislación vigente, el contenido de la presente página web no sustituirá la apropiada asistencia médica, legal, financiera o psicológica. Así pues aceptas que el contenido del mismo estará sujeto a tu propia interpretación y uso”.

Diseño web (-:emótica)logos identidad visual empaques brochures catalogos grafico portales tiendas electronicas intranets sitios paginas