Atrás

¿Sufres de ansiedad anticipatoria?

La necesidad de anticiparlo todo puede crearte ansiedad anticipatoria. Hay quienes creen que al anticiparse a un evento podrán evitar que suceda. Sin embargo es una ilusión que causa mucho dolor.

En ocasiones ser prevenidos puede tener diversas ventajas, por ejemplo a la hora de prever lo que podrás necesitar llevar al día siguiente al trabajo o al colegio. Sin embargo, pocas situaciones en tu vida pueden realmente evitarse al anticiparte a ellas, tal vez puedas reducir en algún porcentaje su impacto pero nunca evitarlos, como el caso de incidentes, fallos en contra nuestra, rupturas, etc.

El hábito de preocuparse

Muchas personas pasan su vida preocupándose todo el tiempo, a esto se le llama ansiedad anticipatoria: ¿Y si me despiden? ¿Y si me deja? ¿Le habrá sucedido algo? ¿Cómo será el nuevo jefe? ¿Qué pasa si tengo otro ataque de pánico? ¿Cómo será la vuelta al cole o al trabajo?

Es probable que éstas y otras preguntas de anticipación acechen tu vida cotidiana, y aunque haces todo lo que se te pasa por la mente para evitarlo no lo consigues. Esto sucede debido a que la ansiedad anticipatoria se alimenta de todos los temores que habitan en tu mente inconsciente.

La mente inconsciente es como un pozo, se encuentra lleno de agua, lodo, piedras. En la superficie todo parece en calma, pero en lo profundo hay mucho material que a simple vista no logramos ver.

Diversos eventos cotidianos remueven el agua de ese pozo y es ahí donde suelen aparecer esos temores. Entonces así como en dicho pozo inconsciente hay agua sucia y lodo, puedes cotidianamente trabajar conscientemente para limpiarlo permitiendo que ese material oculto se exprese, como es el caso del trabajo psicoterapéutico o en actividades como el programa EmocionArte. Otra manera de ayudarle es llenándolo de nuevo contenido.

Llenar nuestra mente de nuevo contenido es como dirigir un gran chorro de agua limpia sobre ese pozo, de manera que el agua sucia se pueda renovar y de esa manera reducir los temores allí almacenados. Esto significa que al cambiar los estímulos (conversaciones, imágenes, películas, lecturas, personas) que tienes a tu alrededor, tu mente se nutrirá de nuevos contenidos y registrará otras realidades y posibilidades, dándo diferentes respuestas a esas preguntas de anticipación.

pozo-antiguo

 

Lo que puedo hacer ante la ansiedad anticipatoria

Así es que cuando te encuentres en ese estado de previsión consciente o inconscientemente, puedes practicar algunos de estos ejercicios.

1. Centra tu atención en la ansiedad, pero sin juzgar o analizarla. Sólo sentirla, observarla, como si fueses un observador de lo que pasa con tu cuerpo. Observa tu respiración, tu cuerpo, tus pensamientos. Toma consciencia del sentido de la ansiedad, actúa como un aviso, busca su mensaje. Podrás verlo sin juicio. Resiste la tentación de analizar. Y sólo después de sentirla, cambia la respiración a una pausada, rítmica y profunda, como lo enseño en esta entrada.

2. Cambiar el foco de atención: En lugar de centrarte en los latidos de tu corazón que va cada vez más rápido, cambia tu atención a algo completamente diferente. Puede ser a cambiar la pauta respiratoria como lo he mencionado en entradas anteriores. Puedes tener a mano un objeto reconfortante y tocarlo. Escuchar música que relaja. Colorear mandalas. Ver un vídeo que te interese. Todo lo que pueda hacer que el foco de tu atención cambie. Cuando cambias tu atención se reduce el malestar debido a que la ansiedad se comporta como una ola y cuando más la atiendes más crece.

3. Inventario de pensamientos. Cuando aparece la ansiedad anticipatoria sientes que te bombardean pensamientos relacionados con el evento que temes. Haz un listado escrito de esos pensamientos. Cuántos son afirmaciones y como tal expresan verdades sobre tí? Cuántos son preguntas? Cuáles de esos son recuerdos de eventos pasados en los que te sucedió algo doloroso? Cuáles de ellos son datos sobre tus comportamientos pasados? Cuántos de ellos son fantasías que tienes al respecto. Subraya cada tipo de un color diferente. Te darás cuenta que:

  • Las afirmaciones son muy pocas,es decir, nada de lo que piensas es verdad.
  • No tienes prácticamente datos para validarlas.
  • En ocasiones pasadas en situaciones similares el resultado ha sido diferente al que temes.

El cambio está en la acción

Estas son sólo algunas opciones, puedes tener mucha información pero si no actúas no llegarán los cambios.

Al practicar estas sugerencias lograrás comprender que la ansiedad anticipatoria crea una ilusión de control, y en la vida, la clave no es controlar todo. Es necesario poder reconocer lo que puedes y lo que no puedes controlar y vivir en consecuencia.

Escribe abajo en los comentarios, estamos para resolver tus dudas.

Puedes suscribirte al blog al final del formulario de comentarios y recibir en tu correo electrónico las actualizaciones.

Y si te ha gustado este post y crees que puede servir a alguien más no dudes en compartirlo.

 

psicologa en vigo, marcela gallego lopera

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También podrían interesarte

Comparte

Las imágenes contenidas en este sitio se usan bajo licencia Creative Commons www.bancodefotos.com, al igual que nuestros artículos que podrás compartir y citar.

© Anamaya | Psicología para la Acción | Vigo, España | 2017

“De acuerdo a la legislación vigente, el contenido de la presente página web no sustituirá la apropiada asistencia médica, legal, financiera o psicológica. Así pues aceptas que el contenido del mismo estará sujeto a tu propia interpretación y uso”.

Diseño web (-:emótica)logos identidad visual empaques brochures catalogos grafico portales tiendas electronicas intranets sitios paginas