Atrás

Confianza en ti mismo. Tres elementos clave

¿Cuántas veces la poca confianza que tienes en ti mismo se ha convertido en tu principal obstáculo? Si bien la autoconfianza tiene relacionados diversos fundamentos, hoy no te traigo una definición teórica.

Quiero mostrarte un aspecto que habitualmente trabajo con las personas en consulta para que cultives la confianza en ti mismo.

Al final, como habitualmente, te daré un ejercicio que puedes llevar a la práctica para deshacerte de esos lazos que como tentáculos te atrapan y te impiden aumentar la confianza en ti mismo.

¿Cómo te ves? La base de la confianza en ti mismo

Esas ideas arraigadas que tienes sobre ti mismo, ¿sabes de dónde vienen?  Hoy te enseño 3 fuentes fundamentales.

1. Lo que recibiste en la infancia

En psicología lo llamamos introyectos. Todo aquello que viene de fuera, de otros y que tu, sin filtro, lo tomas como cierto, y terminas pensando que es de esa manera e incluso lo vives como si se te hubiese ocurrido a ti mismo.

En primer lugar está lo que decían que eras: un desastre, inteligente, ruidoso, despistado, amable, etc. Es curioso como decimos, de bebé yo era muy llorón…. Lo adecuado sería decir, de bebé ME CUENTAN que era muy llorón.

Y al final te terminaste creyendo el cuento. ¿Y por qué digo que es un cuento. Porque cada historia la cuenta cada uno de acuerdo a cómo la vive. Si tu madre tenía mucho tiempo libre para cuidarte y disfrutar de tu infancia probablemente diría que eras curioso, activo, juguetón.

Sin embargo esas mismas conductas vistas por una madre estresada, sin tiempo, atareada, con dificultades económicas, en conflicto con su pareja serían descritas como que eras inquieto, agotador, no parabas, no obedecías y un largo etc.

Segundo está lo que deseaban que fueras, eso que te repetían: tienes que ser más educado, tienes que ser más estudioso, tienes que ser más responsable, etc. En en muchas ocasiones lo que ahora es tu insatisfacción no es más que el no lograr cumplir los deseos que otros tenían sobre lo que deberías ser tú.

De todos estos introyectos está llena la imagen que tienes de ti mismo y en la mayoría de los casos esos introyectos no tienen fundamento porque representan imágenes de quién dijeron fuiste tiempo atrás, no de quién eres hoy. En definitiva no son verdad y puedes cambiarlos. Así que, actualiza tu foto 😉

 

El hecho de que vivamos únicamente con un porcentaje tan bajo de nuestras potencialidades se debe a que no estamos dispuestos a aceptarnos a nosotros mismos. Fritz Perls

2. Tus experiencias

Aquello que te sucedió en algún momento dado y te mostró una dimensión o faceta tuya es también una fuente de información para la imagen que tienes de ti mismo. Ese recuerdo está teñido de las expectativas que tenías, de cómo te veías entonces y de los resultados que obtuviste.

Esta fuente de información sobre ti mismo es también necesario revisarla dado que está llena de situaciones como que cuando saliste por primera vez de viaje solo, elegiste un destino que no fue como te esperabas o algo en el viaje salió mal. Desde entonces no confías en tu capacidad para tomar decisiones en los viajes y no contemplas el hecho de que eras inexperto, eras joven y no sabías como se hacía eso de organizar viajes. De nuevo, actualiza tu foto.

3. Tus propios estándares

Es asombroso ver la facilidad que tienes como ser humano para ser tu propio tirano. Estableces que tienes que ser de determinada manera simplemente porque sale de tu cabeza, sin más. Sin tener en cuenta tus habilidades, capacidades o posibilidades. Sólo porque tiene que ser. Aquí influyen los dos puntos anteriores. Muchos de los estándares que ahora son tuyos y que no has revisado son producto de tus introyectos y de tus experiencias. Pero a diferencia de los otros dos, que hacen parte del pasado, tus estándares condicionan tu futuro. El cumplir o no tus propios estándares, en muchas ocasiones absurdos, te pone en estados de ánimo restrictivos: desconfianza, frustración, resignación, inseguridad. Sólo cuando revisas tus estándares y puedes dar fundamento a los juicios que se basan en ellos puedes transformar tus estados de ánimo.

Psicología para la Acción

En consulta realizamos diversos ejercicio que te permiten ir actualizando la foto que ahora mismo tienes de ti mismo y en consecuencia empieza a aumentar la confianza en ti mismo.

Por ahora te propongo observar quién esencialmente eres. No cómo te ven o cómo te ves, sino quién eres. Qué es lo que hay en lo más profundo de ti. Eso que a pesar de los años y las circunstancias se expresa siempre. Eso a lo que no renuncias. Eso lo que guía tus comportamientos.

Cuando hacemos el ejercicio de ver quién esencialmente eres, personas que habitualmente se ven desastrosas, no dignas de amor, inútiles, amargadas empieza a ver que en lo esencial son divertidas, curiosas, alegres, responsables, honestas, fuertes y al final pueden empezar a actualizar su propia foto.

Si esta entrada te ayuda, compártela, y de esta manera ayudas a otros y me ayudas a mi.

Puedes suscribirte al blog y recibir en tu correo electrónico las actualizaciones.

psicologa en vigo, marcela gallego lopera

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También podrían interesarte

Hazte cargo de lo que te importa. Cómo expresar tu afecto

Hazte cargo de lo que te importa. Cómo expresar tu afecto

¿Cuál es tu manera preferida de expresar tu afecto? ¿Dices a los otros de manera directa que les quieres? ¿Cuándo fue la última vez que te dijeron te quiero o eres importante para mi? Existen creencias, aprendizajes y juicios infundados que impiden que expreses tu...

leer más
Acercarse en la distancia y recuperar relaciones

Acercarse en la distancia y recuperar relaciones

Distancia social, distancia de seguridad, son expresiones que han llegado y por ahora para quedarse entre nosotros. Sin embargo, existen otros tipos de distancia que hacen parte de nuestra vida y en ocasiones toman más poder y relevancia de la que nos gustaría. Y unas...

leer más
Los cuatro pasos para reparar el daño emocional

Los cuatro pasos para reparar el daño emocional

Reconocer estos cuatro pasos para reparar el daño emocional pueden hacer la diferencia entre sentirse en paz o estar en permanente inquietud. Bien sea que estés en el lugar del quién recibió el daño o de quién lo perpetró, reconocer y seguir estos pasos te ayudarán. Y...

leer más
Comparte

Las imágenes contenidas en este sitio se usan bajo licencia Creative Commons www.bancodefotos.com, al igual que nuestros artículos que podrás compartir y citar.

© Anamaya | Psicología para la Acción | Vigo, España | 2017

“De acuerdo a la legislación vigente, el contenido de la presente página web no sustituirá la apropiada asistencia médica, legal, financiera o psicológica. Así pues aceptas que el contenido del mismo estará sujeto a tu propia interpretación y uso”.

Diseño web (-:emótica)logos identidad visual empaques brochures catalogos grafico portales tiendas electronicas intranets sitios paginas