Atrás

Emociones normales en situaciones anormales

 

Ante un accidente, vivir la muerte repentina de un ser querido, perder tu trabajo, recibir una mala noticia, es habitual que aparezcan emociones intensas y muchas veces puedes sentir que te desbordan. Hoy verás cuáles son las emociones normales en situaciones anormales.

 

Crisis e incertidumbre

Un evento crítico, intenso, inesperado, produce un estado de desorganización psicológica que altera tu vida y sobrepasa tu capacidad para gestionarlo. A ésto es a lo que llamamos crisis psicológica. Es un período de tiempo limitado de desequilibrio psicológico. Esta reacción ante el impacto del suceso traumático y la incertidumbre que provoca es no sólo normal, también es necesaria. Durante este tiempo es tu psiquismo el que ante el descontrol y tu incapacidad de hacerte cargo, produce la respuesta o respuestas que en ese momento te permita sobrellevar lo que sucede. Esa respuesta es lo que aparece como un síntoma.

 

Emociones normales  situaciones anormales

 

 

Lo anormal se hace normal

A partir de un suceso dramático, los comportamientos que en otros contextos serían anormales, aparecen por un tiempo como una respuesta protectora. Por ejemplo, el estado de hipervigilancia (estado de ansiedad baja, en el que nos encontramos escaneando el ambiente y las relaciones buscando signos potenciales de peligro) es una respuesta habitual después de una agresión de cualquier tipo. De esta manera, a nivel insconciente, buscas evitar cualquier otra situación de agresión futura.

Una víctima se culpabiliza, cree que no fué lo suficientemente cuidadosa, no estuvo atenta o no se dió cuenta a tiempo para evitar la agresión, lo que es esencialmente imposible dado que no tienes la capacidad de controlar al 100% todo lo que sucede a su alrededor. Este período de tiempo permite realizar los ajustes internos necesarios para integrar la situación traumática y favorece el uso de los mecanismos de adaptación con los que cuenta tu psiquismo.

 

 

Fase de impacto, cuando está viviendo el shock

En el primer momento, inmediatamente después del suceso traumático, lo normal es que se disminuya tu capacidad de pensamiento o acción. No serás capaz de entender incluso pequeñas y sencillas instrucciones o no sabrás qué hacer, a dónde ir, cómo debes actuar. Puedes perder el sentido del tiempo, pasar horas y creer que han pasado minutos o al contrario. Bien puedes presentar hiperactividad y estar todo el tiempo en inquietud o paralizarte y quedarte inmóvil y en apatía. Puedes tener reacciones físicas como desmayo, náuseas o vómito, temblores. Así mismo puedes presentar pánico y una total pérdida de control.

 

Fase de reacción, la crisis posterior al trauma

Una vez ha pasado el impacto inicial, y cómo lo has podido ver en las entradas Trauma psicológico ¿reconocerías sus síntomas? y Ayudar a una persona que sufre estrés postraumático, puede aparecer miedo intenso, una gran culpabilidad por no haber evitado el suceso, por salir de casa, por lo que hiciste, lo que no hiciste o por lo que dijiste. Aparecen la pena y el dolor ante la pérdida. Es probable que busques aislarte. En esta fase es importante tener en cuenta lo que puedes hacer o cómo puedes ayudar, tal como lo puedes ver en la entrada Si tu cuidas de todos, ¿quién cuida de ti?.

 

Emociones normales  situaciones anormales

 

 

Lo necesario no es anormal

Más allá de buscar que estas emociones intensas y comportamientos anormales desaparezca, lo esencial es comprender el sentido e importancia de su presencia en el proceso, porque como decía arriba tienen un límite de tiempo. La tarea está en comprender, reconocer y respetar los tiempos. Sólo cuando los tiempos se superan, como lo puedes leer en Trauma psicológico ¿reconocerías sus síntomas? se puede hablar de una dificultad o problemática.

Por último, una de las sensaciones más normales después de un suceso traumático es la pérdida de la identidad hasta ahora construida: nunca seré el mismo, es una frase habitual en quién atraviesa un trauma. Y no sólo es normal, además es real. Después de un susceso traumático cambias, no puedes volver atrás, no puedes hacer que no pasó, sólo te queda integrarlo y seguir.

¿Te ha gustado esta entrada?  Si esta información te ha sido útil por favor compártela o deja un comentario, es la mejor manera de que pueda llegar a más personas y que otros puedan beneficiarse.

Puedes suscribirte al blog y recibir en tu correo electrónico las actualizaciones.

 

psicologa en vigo, marcela gallego lopera

1 Comentario

  1. Pues sí, INTEGRARLO Y SEGUIR, dándonos nuestro tiempo por supuesto. Gracias

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También podrían interesarte

Comparte

Las imágenes contenidas en este sitio se usan bajo licencia Creative Commons www.bancodefotos.com, al igual que nuestros artículos que podrás compartir y citar.

© Anamaya | Psicología para la Acción | Vigo, España | 2017

“De acuerdo a la legislación vigente, el contenido de la presente página web no sustituirá la apropiada asistencia médica, legal, financiera o psicológica. Así pues aceptas que el contenido del mismo estará sujeto a tu propia interpretación y uso”.

Diseño web (-:emótica)logos identidad visual empaques brochures catalogos grafico portales tiendas electronicas intranets sitios paginas